¿Por qué yo, a los 50, debería verme como de 30? Confesiones francas de una mujer de la edad dorada…

La edad de una mujer es un asunto muy delicado. Algunas tratan de ocultar sus años bajo capas y capas de maquillaje y cirugías. Otras, aprenden a tolerar y a convivir estoicamente con sus arrugas…


De seguro, tienes alguna amiga, (o amigo, por qué no), que tiene miedo de envejecer. Puede que incluso tú… Lo cierto es que este estado de ánimo afecta considerablemente la vida presente y futura de una persona.

Sofía Chernyshova, filóloga, profesora y entrenadora de negocios, inspirándose en las historias de las damas maduras, decidió compartir sus secretos de la segunda juventud. En su blog, la autora expresa la idea de que la vejez también puede ser un tiempo maravilloso.

Mujeres de edad madura

¡Abajo los complejos!

«¿Por qué yo, a los 50, debería verme como de 30?» – Sofía se pregunta. Después de todo, la industria de la belleza sólo sabe manipular los complejos de las mujeres: «¡Qué rostro tan horrible tienes! ¡Pareces de 50 años! Pero, con nuestros cosméticos…» Y en este error caen las damas de todas las edades.

Por supuesto, el deseo de lucir más atractiva, dice la autora del libro «Casada a los 50, o rompe los esquemas», es un estado normal de la mente femenina. Así ha sido siempre, y en todas las edades. La gran Cleopatra usaba leche y baños de miel para preservar su juventud y belleza, y no ha sido la única en intentar algo así.

Al mismo tiempo, agrega Sofía, el sentido común dice que te puedes ver bien, simplemente, cuidando de ti misma regularmente, sin gastar dinero en procedimientos de moda y cosméticos.

Seguramente has escuchado la frase «Tengo 50 años, pero mi alma es de 18». Muchas mujeres se consuelan a sí mismas de esa manera, pero…

«¿Por qué nos avergonzamos de los signos externos del envejecimiento, y no sólo de ellos, sino también del hecho de lucir diferentes? ¿Por qué no estamos orgullosos de ser ahora más inteligentes, más sabios? .

¿Qué es eso de «Mi alma es de 18»? Es como volver a hacer cosas estúpidas, enamorarse de la gente equivocada, preocuparse por su apariencia, creer en todos, ser un tonto ingenuo… ¿Qué tiene eso de bueno?» – Sofía no deja de sorprenderse por la naturaleza humana.


«Por alguna razón, un «alma joven » se considera cool. ¿Y un «alma vieja» es qué? Para ganar en mentalidad, crecer, saber más, comprenderte mejor a ti mismo y la gente, distinguir los valores verdaderos de los falsos, tener tu propia opinión en cualquier ocasión, no hace falta preocuparse por las bagatelas.

Este es el crecimiento del alma, y no es algo que está disponible a los 18 años. Ninguno de nosotros, de hecho, tiene un alma joven a los 50+, con todas las características descritas anteriormente, de lo contrario la vida no nos habría enseñado nada».

La mujer exhorta, con sus argumentos, a no avergonzarse de su edad, sino, por el contrario, a admirar sus años ganados.
«En mi opinión, deberíamos estar orgullosos por el hecho de que, a los 50+, somos lo suficientemente inteligentes y sabios como para no hacer nada estúpido. Y si una persona adulta, obstinada, se precipita en el abismo de la pasión, o se embarca en aventuras, ¿Cuál es el mérito de esto? ¿De qué debería estar orgullosa?».

Según Sofía, las mujeres maduras, en comparación con las de 18 años de edad, finalmente ganan libertad. ¡Mientras más adultas son, más libres! Ella cree piadosamente que sólo las personas libres son felices, ya que se permiten ser ellas mismas, y vivir a su propia discreción. Después de todo, los jóvenes son seres rebeldes, pero dependen de la palabra de sus padres, o de la opinión de sus compañeros.

En conclusión, la mujer declara: «Honestamente digo que no quiero regresar a mis18. Me siento mucho mejor ahora, porque mis cambios externos no son nada comparado con los internos. Me agradan mucho más, y no me perturban los signos de la edad».

¿Estás de acuerdo con la opinión de Sofía? Dime en los comentarios cómo te sientes acerca de tu edad, y comparte este mensaje con tus amigos de las redes sociales…