Consejos Para Recuperar Tu Figura Luego De Tener un Bebé!

Después de tener un bebé, llega el momento de mirarte al espejo, es allí cuando no te reconoces y entras en desesperación.  La situación empeora cuando vas a tu closet, no encuentras nada que ponerte y te niegas rotundamente a seguir usando la misma ropa de cuando estabas en embarazada.


¿Te sientes identificada cierto?

Todos estos sentimientos son completamente normales, lo primero que te recomiendo es que no pierdas la calma,  Recuerda que durante 9 meses nuestro cuerpo experimentó grandes cambios para prepararse para la ardua labor de dar a luz.

Especialistas aseguran que los primeros ocho meses después de tener un bebé son los más complicados.

-Los órganos no están en su lugar
-Las hormonas no están balanceadas
-El metabolismo está más lento
-Te sientes cansada y trasnochada

Pero tranquila, tienes que creer en ti, si yo pude recuperar mi cuerpo, tú también puedes.  Aunque la recomendación tradicional es que puedes volver a ejercitarte 6 semanas luego del parto, antes de tomar esta decisión, es mejor que consultes con tu médico.

Según un estudio del Hospital Mount Sinai, en Toronto, el período comprendido entre los tres y los 12 meses que siguen al parto son cruciales para la pérdida de algunos kilos ganado durante el embarazo.  De hecho, un 75% de las mujeres logra volver recuperar su figura en este tiempo.

Conseguir el peso ideal en los 12 meses luego del parto, según especialistas, evita problemas de salud como  presión arterial alta, Resistencia a la insulina,  colesterol alto.

Es importante que como madre te cuides tanto a ti misma como tu bebé, manteniéndote activa y comiendo sano.  Cada cuerpo es diferente y no hay nada mejor que hacerte un chequeo médico para que tu doctor te dé luz verde para ejercitarte.

¡Una vez que ya estés lista, entonces vamos manos a la obra!

Adelgazar y ponerte en forma de manera saludable si es Posible, así que respira y presta mucha atención a los siguientes tips:

-Controla el apetito

Es normal que cuando estás en periodo de lactancia sientas más hambre y más aún si no has dormido bien.  Lo recomendable es que trates de hacer pequeñas meriendas cada tres horas.

También es importante cuidar lo que comes, muchas mujeres se cuidan durante el embarazo y luego que dan a luz comienzan a comer todo lo que se les atraviesa.
No veas la lactancia como un aliado milagroso contra los kilos, si bien es cierto que quemas unas 500 calorías dando pecho,  una comida alta en grasas puede contener más de 500 calorías.

La idea no es pasar hambre, si lo haces, la calidad y la cantidad de tu leche va a disminuir, se trata de que comas de forma saludable.


-Consume proteínas

Incluye proteínas en todas tus comidas, de esta manera vas a controlar el apetito y aceleras tu metabolismo.  Las proteínas aparte de alimentarte te ayudarán a que tu cuerpo se recuperé más rápido después del embarazo.

Evita las galletas, el pan y los carbohidratos procesados. Si tienes ganas de picar, llénate con proteínas magras, vegetales y verduras.  El consumo de alimentos procesados como la granola, barras de cereal, comidas con alto contenido de azúcar, evitan que pierdas grasa.

-Cuidado con los carbohidratos

No los elimines de tu plan de alimentación, pero si evita los procesados y busca los que son naturales, como, por ejemplo, la avena y el arroz integral.
Trata de comerlos preferiblemente en el desayuno y almuerzo, recuerda que no te estás ejercitando, tu metabolismo está lento y podrías estancarte.

-Dile si a las verduras

Cuando estás amamantando si algo necesita tu bebé son nutrientes y las verduras son una excelente fuente de ellos.
Vegetales como el pepino, lechuga, espárragos, zanahoria, espinaca, champiñones, calabacín, champiñones, vainitas (green beans), espinacas y la auyama o calabaza son excelentes opciones para comer.
Cuidado con el brócoli porque a algunos bebés les podría producir cólicos, prueba y tú misma vas a darte cuenta si tu bebé lo tolera o no.

-Toma agua

Cuando das a luz tu cuerpo necesita recuperarse de todo el proceso al que es sometido, para esto es necesario que esté bien hidratado.
El tomar la suficiente cantidad de agua hará que produzcas más leche materna.
No olvides que cuando el cuerpo está deshidratado, no quema grasa y a su vez el metabolismo se torna lento.