Siete trucos que convertirán tu cuarto de baño en el palacio de pureza

El baño es uno de los lugares más importantes de la casa, ya que es donde realizamos nuestro aseo personal y nuestras necesidades básicas, por esta razón a pesar de ser un lugar donde depositamos desechos, debe ser una de las habitaciones más higiénicas.


Esto es debido a que también influye mucho el contacto que tenemos nosotros mismos con las superficies del baño, las cuales podemos imaginar que se llenan de gérmenes y con el tiempo esto puede empeorar a tal modo que podemos contraer una infección grave por el simple hecho de sentarnos en nuestro inodoro.

De igual forma, un baño limpio, blanco y brillante, así como con buen olor, es mucho más agradable tanto para quien vive en el lugar, como para las visitas. Es algo de sentido común, las personas no podemos pensar que, porque es nuestro espacio personal, este debe estar como se nos venga en gana, sino que siempre hay que tener en cuenta la limpieza.

Sigue estos consejos para mantener tu baño impecable

Si bien, no todo el mundo es un obsesivo compulsivo con la limpieza, sino que hay personas que simplemente limpian con agua y jabón de vez en cuando, dejando de lado muchos métodos y productos que pueden proporcionar mejores resultados.

Es por ello que acá te daremos unos cuantos tips que te ayuden a mantener tu baño de la mejor manera, estos son los siguientes:

Bañera blanca como la nieve.

¡Para quitar el tono amarillento de la bañera y conseguir librarse de las bacterias y del churre, necesitarás este recurso maravilloso!

Mezcla 4 litros de agua tibia con medio vaso de vinagre, un vaso de alcohol y un cuarto de vaso de bicarbonato de sodio. Aplica la mezcla sobre la superficie y déjala actuar durante 15 minutos. Luego lávala con agua fría. ¡Te sorprenderás lo fácil que es limpiar!.

Destapar la ducha.

Nuestra ducha o regadera puede comenzar a taparse por los sedimentos del agua, pero esto no es un motivo para reemplazarla, sino que debemos llenar una bolsa con vinagre y colgarla de modo que la ducha quede sumergida en el líquido, deja esto actuar por unos minutos y tu ducha volverá a funcionar.

-Espejo Brillante.

Limpiar espejos es fácil, incluso si no tienes agente de limpieza a mano. Basta con mezclar peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio, y luego lavarlo con una esponja.

¡También se puedes utilizar una crema de afeitar – los espejos no sólo brillarán, sino también dejarán de sudar!.


-Ducha Impecable

Si vives en una zona, donde el agua es muy dura, es probable que notes cómo el suministro de agua en la ducha, periódicamente, se bloquea por los sedimentos de sales de calcio y magnesio. No necesitas comprar un nuevo mezclador – usando vinagre, puedes ayudar a desprender el sedimento.

Si la ducha es fija, y los sedimentos son muy grandes, vierte la solución de vinagre en una bolsa de plástico y sujétala en la boquilla de forma tal, que la ducha quede completamente inmersa. Déjala actuar por dos horas, luego lávala con agua tibia.

-Limpiar el inodoro.

Necesitas 10 ml de agua tibia, 3 g de bicarbonato de sodio y 2 g de zumo de limón. Usa esta solución para mojar un paño o esponja y limpiar los bordes del inodoro.

-Cepillo del inodoro.

Este método eficiente hará que tu viejo cepillo de inodoro vuelva a brillar, como si estuviera nuevo.

Pon el cepillo en un recipiente, del cual no lamentarás deshacerte, con una solución concentrada de detergente. Añádele medio vaso de bicarbonato, dos cucharadas de sal, un cuarto de vaso de vinagre y agrégale agua hirviendo. En una hora, el cepillo estará como nuevo.

-Quitar el óxido.

Si tus perillas están oxidadas, usa una mezcla de sal y limón, deja reposar toda la noche y a la mañana siguiente lava la superficie.

-Techo limpio.

Para limpiar el techo del baño, usa una solución a partes iguales de agua y vinagre, moja un trapeador y úsalo para limpiar el techo, eliminarás mejor el polvo y las manchas.

Sigue estos sencillos consejos y la limpieza del baño será excelente. Envía esta información a tus amigos y familiares.